domingo, 22 de septiembre de 2013

Una voz down llega a la televisión

Comenzamos esta entrada con mucha alegría: Pablo Pineda, español con síndrome de down, no deja de sorprendernos (o de hacernos felices). No sólo estudió una educación regular, fue a la Universidad, donde se gradúo en Educación, incursionó en el cine, protagonizando la película "Yo, también", que le mereció la Concha de Plata, escribió un libro, y ahora estrena su programa de televisión "Yo pienso en positivo", transmitido por la cadena española RTVE.

Desde Orgullo Down Venezuela queremos enviar nuestras más sinceras y emocionadas felicitaciones a Pablo, por su tenacidad, constancia, esfuerzo y vida. Así también queremos felicitar a la cadena televisiva, sabemos que medio de comunicación es medio de comunicación, y tenemos una posición muy crítica hacia ellos, pero honor a quien honor merece, y no podemos dejar de felicitar a esta televisora por apostar a este proyecto, que esperamos se mantenga en el tiempo, y sea un ejemplo para otros canales audiovisuales.

¿Qué es lo que hace que Pablo Pineda tenga esta vida tan particular para una persona con síndrome de down? Pues después de leer varias de sus entrevistas creemos que el principio de todo fue su familia, el cómo su madre decidió que Pablo "sería una persona normal", lo cual significada verlo como a una Persona y no como a un síndrome, no frenarse en lo que la teoría de terapeutas y médicos pensaban hace 30 años, y estimularlo a hacer de todo. 

El cómo vemos a nuestros hijos es fundamental para su desarrollo. Quitarnos de la cabeza mitos como los de la infancia eterna, o la igualdad entre ellos, o de su constante buen humor, es principal para poder ver a nuestros hijos como lo que son: Personas, con capacidades, sueños, proyectos, sentimientos y aspiraciones, que crecen, aman, viven, quieren, se enamoran, y que probablemente en algún momento añoren su independencia. La cual deberíamos procurar siempre, ya que no somos eternos, en algún momento los dejaremos, y es necesario que sepan cómo defenderse, aunque vivan con algún familiar. 

Pero no es sólo la familia la que debe tener una forma positiva de ver a la Persona con condiciones especiales. La sociedad en pleno también debe cambiar su forma de ver a las Personas con condiciones especiales, o mejor dicho, la sociedad en pleno debería comenzar a ver por primera vez a las Personas detrás de una condición especial. Como hemos dicho otras veces, el primer paso para la inclusión es dejar de ser invisibles. Sin embargo, no sólo es la sociedad la que debe cambiar o por primera vez ver a las Personas con condiciones especiales; nosotros también debemos mostrarnos.

Y eso pasa precisamente por incursionar en los medios de comunicación. Erróneamente la cultura no son los buenos modales y la educación que pueda brindarnos la Academia. La cultura es el cúmulo de creencias, costumbres y tradiciones por las que se rige una sociedad en específico. La cultura, nuestra cultura, es aquello que comemos, lo que vestimos, escuchamos, es decir, la música que escuchamos, las películas que vemos, la novela que leemos, la ropa que usamos, el programa de televisión que vemos. Y en ese sentido los medios de comunicación son -en este momento- el mayor alimentador de cultura, y todo lo que no esté en ellos simplemente no existe.

Es así, no estar en los medios de comunicación, en esta época, no es tan simple o superficial como no aparecer en pantalla o no estar en radio. No estar en el día de hoy en los medios de comunicación, mayor alimentador de la cultura social, es no existir, y si no existes no tienes derechos. Así de simple. 

Nuestra misión, al menos como comunicadores es propiciar estos espacios, como usuarios de los medios es exigirlos. Los medios de comunicación se deben a su público, y como público debemos exigir que nuestros hijos e hijas también sean tema de conversación, pero no desde la lástima, sino desde la integración. 

Y más allá de los programas sobre personas con capacidades especiales, también debemos exigir programas de personas con capacidades especiales. Todos y todas, independientemente de nuestras condiciones especiales, tenemos derecho a la participación, el protagonismo y a la libertad de expresión. No se trata de seguir haciendo programas en tono lastimero sobre lo terrible que es vivir con una condición especial o de lo increíble que resulta que existan Personas como Pablo Pineda.

La primera visión no nos sirve para nada, que no sea generar una lástima inútil, sin brindarnos información, orientación o algo positivo. La segunda está destinada a convencernos de que los éxitos relacionados con las Personas con capacidades diferentes son producto de las características de una de ellas en específico, y no algo a los que todos y todas pueden llegar si la sociedad brinda los canales y medios adecuados para lograr el desarrollo máximo de sus capacidades, y es que de eso se trata, de librarse de la responsabilidad de cambiar su forma de pensar, de aceptar lo "diferente", de convivir en diversidad. Por eso ni lástima ni admiración desmedida, normalización y convivencia.

Esperamos entonces que en nuestro país, Venezuela, y en todos, se siga este ejemplo que hoy da España, al lanzar su programa "Pienso en Positivo", dirigido por una Persona con síndrome de down, y enfocado hacia la visibilización de las miles de vidas que transcurren debajo de la etiqueta de "discapacidad", que gracias a dios, y a este tipo de iniciativas, poco a poco se va despegando, para dejar ver a la Persona que existe detrás de ella.

Acá les pegamos el enlace que los conducirá a la primera transmisión de "Pienso en positivo". Disfrútenlo. No nos queda otra cosa que repetir: ¡Viva Pablo! Ese es el camino....


"http://www.rtve.es/alacarta/videos/piensa-en-positivo/piensa-positivo-21-09-13/2025918/